Barcelona se caracteriza por ser una ciudad no demasiado grande, pero en cambio tener mil cosas por descubrir. Hoy os mostramos 5 de ellas, tan variadas como la misma capital catalana.

     1. Parque del Laberinto de Horta

Este espectacular y romántico parque es uno de los lugares más infravalorados de Barcelona. Sus escaleras, fuentes y estatuas, nos recuerdan a los de un gran palacio, aunque es el laberinto de setos que hay a sus pies lo que lo diferencia, proporcionando diversión a niños y adultos. Desde luego, el director de la película El perfume no se equivocó al elegirlo como lugar de una de sus misteriosas escenas.

Ubicación: Paseo dels Castanyers, 1

     2. Antiguo Hospital de la Santa Creu

El antiguo hospital de la Santa Creu se considera el ejemplo del esplendor del gótico civil catalán. Se construyó en 1401 con la intención de aglutinar en un mismo recinto los 6 hospitales de la ciudad. Hoy en día, es el Centre d’Estudis Catalans, la escuela de Arte y la Biblioteca de Catalunya. Allí podrás pedir un libro y leértelo tomando un te en el jardín, rodeado por su bonito claustro de 6 siglos de antigüedad.

Ubicación: Calle del Hospital, 56

   3. La biblioteca Arús

Creada gracias a Rossend Arús, que al morir destinó su dinero a la construcción de esta espectacular biblioteca, en su propia casa, para el pueblo trabajador de la época. Comenzó en 1895 como una colección de libros sobre anarquismo, movimiento obrero y masonería, y actualmente es un centro de investigación en movimientos sociales contemporáneos. Además de su fascinante estética (podría ser perfecto escenario de la escuela de Harry Potter) podremos visitar una versión reducida de la Estatua de la Libertad.

Ubicación: Paseo de Sant Joan, 26

     4. El Barrio Judío

La comunidad judía habitó en lo que ahora es el Barrio Gótico de Barcelona, hasta la revuelta antijudía de 1391, cuando fue asaltada y los hebreos fueron obligados a convertirse o a huir. Aunque han pasado más de 6 siglos, encontrarás restos de su pasado como las domus, la sinagoga o negocios construidos en la misma muralla de Barcelona.

Ubicación: Calle de Sant Domènec del Call, y alrededores.

     5. Observatorio Fabra

Situado en la montaña del Tibidabo, podrás disfrutar de unas inmejorables vistas de la ciudad mientras aprendes de astronomía y meteorología. Además, existe la posibilidad de cenar en la terraza del observatorio, plan con el que podrás sorprender a esa persona tan especial. Eso sí, funciona con cita previa, ya que el observatorio no dispone de cocina.

Ubicación: Camino de l’Observatori, s/n