Viena es, sin duda, una de las capitales más bellas de Europa. Pero no es sólo una cara bonita; también es conocida por su vertiente artística, especialmente con la música.

Os lo explicamos con estas 1 1 curiosidades sobre la capital austriaca y sus habitantes.

    1. El origen de Viena es celta y los romanos la llamaron Vindobona, que significa “Ciudad Blanca”.
    2. Viena es cuna de todo tipo de personalidades que han pasado a la historia, como los compositores Johann Strauss y Franz Schubert, el psicólogo Sigmund Freud, el pintor Gustav Klimt, o incluso la reina francesa Maria Antonieta.
    3. Todos sabemos que Berlín fue dividida entre los Aliados tras la II Guerra Mundial. Pero no es tan conocido que lo mismo ocurrió en Viena, que se dividió entre soviéticos, franceses, estadounidenses e ingleses. Eso sí, la ocupación duró “solo” 10 años y afortunadamente no se construyó ningún muro.
    4. Pero antes de la guerra, ya tuvo su primer encontronazo con el III Reich. La Academia de Bellas Artes de Viena rechazó a Hitler como pintor cuando era joven.
    5. El concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena tiene una audiencia de 1000 millones de personas de 54 países. Su música, cómo no, son obras mayoritariamente de la familia Strauss.
    6.  La espectacular Catedral de San Esteban es una curiosidad en sí misma. Con 137 metros de altura y un órgano gigante de 10.000 tubos, es muy querida por sus habitantes, que la apodan como Steffl. En ella se casó Mozart, y su techo quemado fue restaurado gracias a una recolecta entre sus habitantes.
    7. Y justo a su lado encontramos la importante estación de Stephansplatz, cuyo hedor en verano no deja indiferente a nadie. Pero el culpable no son los sudados turistas ni las cañerías de desagüe. Su origen es un compuesto que se utilizó al construirla para estabilizar el terreno de debajo de la catedral, y así evitar que ésta se derrumbase; con el calor, causa una reacción que produce esta original bienvenida al centro de Viena.
    8. Si quieres sumergirte en su cultura tradicional, debes visitar un gasthof. Son restaurantes de comida típica austriaca y los camareros visten el traje regional. Después de comer, te servirán un schnaps: un chupito de aguardiente típico del Tirol, que agradecerás si visitas la ciudad en invierno.
    9. El Zoológico de Viena está considerado como el más antiguo del mundo. Aunque no estoy a favor de los zoológicos, cabe destacar que tiene la reputación de cuidar mucho de sus animales.
    10. ¿El Central Park de Nueva York te parece grande? ¡El parque Prater es casi el doble!
    11. Y es que Viena es una ciudad verde. Y no sólo por sus grandes bosques y parques, si no por la concienciación de sus habitantes y Gobierno: sigue unas estrictas normas de reforestación, tiene un gran número de huertos urbanos, y es una ciudad libre de cultivos transgénicos. Además, el transporte público es el medio más utilizado, y tanto es así que buena parte de su población joven no tiene siquiera el carnet de conducir, por no considerarlo necesario ni asequible.