Algo tiene Barcelona que enamora a todos. Desde que organizó las míticas Olimpiadas del ’92, recordadas como una de las mejores a pesar de su bajo presupuesto, la ciudad comenzó a experimentar un enorme crecimiento en el sector turístico.

Siendo una ciudad de solamente 1,6 millones de habitantes (es más pequeña de lo que la gente suele pensar) actualmente recibe a 7,5 millones de personas al año; es decir, por cada habitante que hay, vienen 5 turistas. Entre la Sagrada Familia y el Park Güell, sus dos principales atracciones, suman 6,5 millones de visitantes anuales. ¿Adivináis cuál es el tercer lugar más visitado? El museo del FC Barcelona, con 1,7 millones de visitas. Es tan importante la influencia del club, que algunos extranjeros se refieren a la ciudad como “Barça”, cuando ese mote sólo pertenece al equipo.

Pero Barcelona no sólo es un destino apetecible de visitar. Con el paso de los años, se ha convertido en la ciudad donde todo el mundo querría vivir, al menos durante un periodo de su vida. Su ambiente mediterráneo, genial arquitectura, variada oferta de cultura y ocio, y temperatura ideal, suponen un gran reclamo para expats de todo el mundo, más si tenemos en cuenta su asequible coste de vida en comparación con otras capitales mundiales. Otro factor destacable, es el hecho de que sea una ciudad situada justo entre la montaña y el mar, lo que le permite abarcar un sinfín de actividades de ocio y de deporte.


Además, España poco a poco va saliendo de la crisis, y Barcelona va un paso por delante, con una tasa de desempleo del 14,8%, casi 4 puntos por debajo de la media nacional. También es la 3ª ciudad del mundo en número de convenciones y reuniones empresariales, lo que la sitúa como un punto de conexión global. No es de extrañar entonces que en ella residan 262.000 extranjeros, el 16,3% de su población total, llegando en algunos barrios de costa a ser del 40 o incluso del 50%.

Un dato importante es saber que la región de Cataluña (cuya capital es Barcelona) es bilingüe, ya que se habla el español y el catalán. Esta lengua recuerda al italiano y al francés, y tiene una gran tradición e importancia en la región, siendo un símbolo distintivo y compartiendo co-oficialidad con la lengua nacional. De todas formas, el no hablar esta lengua no suele ser problema para encontrar trabajo en la ciudad, a menos que sea de cara al público o relacionado con el mundo legal.

Esta semana contamos con la ayuda de Sophie, José Miguel y Pablo para que nos cuenten cómo les va su nueva vida en “la ciudad de Gaudí”. Seguro que sacaréis bastante información útil de los 3, así que ¡comenzamos!

EXPLICADNOS UN POCO SOBRE VOSOTROS

Benvingut! Dinos tu nombre, edad, y de dónde vienes.

Sophie, 28, de Kaiserslautern (Alemania)

José Miguel, 24, de Caracas (Venezuela)

Pablo, 30, de Valencia (España)

¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Barcelona?

Sophie: 6 años.

José Miguel: Llevo 1 año y 5 meses.

Pablo: 2 años, aunque en Barcelona capital sólo 5 meses.

¿Por qué te decidiste por esta ciudad?

Sophie: Por mi pareja, nos conocimos en Australia y él es catalán.

José Miguel: Por razones personales y por tener familia en Barcelona.

Pablo: Por estudios y trabajo, dejé Malta para volver a España.

¿En qué sector trabajas ahora?

Sophie: Information Technology.

José Miguel: Sector de programación informática.

Pablo: En una startup de terapias naturales, soy el responsable de marketing digital y comunicación.

¿Con quién compartes piso?

Sophie: Con mi pareja.

José Miguel: Con 3 estudiantes, 2 de ellos extranjeros.

Pablo: Con dos chicas.

Entre la gente que conoces, qué predomina más, ¿locales o expats como tú?

Sophie: Mitad y mitad.

José Miguel: Locales.

Pablo: Expats.

DANDO UNA VUELTA POR BARCELONA

¿Cómo te mueves por la ciudad?

Sophie: Bicing, moto, metro.

José Miguel: Bici, metro, a pie.

Pablo: Metro o a pie.

¿Qué lugar de Barcelona crees que está infravalorado y debería darse a conocer?

Sophie: Uf… ¿ninguno?

José Miguel: Ni idea, los que conozco ya son famosos, creo.

Pablo: Barrios de Gràcia i Sant Antoni.

Vamos a dar una vuelta esta noche. ¿Dónde me llevarías de copas o de fiesta?

Sophie: Por calle Aribau.

José Miguel: Por una zona céntrica y/o cerca de la costa.

Pablo: Por los barrios de Gràcia y El Raval.

Explícanos tu fin de semana soñado en Barcelona.

Sophie: Playa, cultura y comida.

José Miguel: Ir en mountain bike por las afueras de Barcelona, o pasarlo en una casa de
colonias, en Montserrat, Caldes de Montbui…

Pablo: Ir a la playa a jugar al volley, y domingo de vermut por Barceloneta.

Por favor, dinos algo de Barcelona que tú sepas y un turista no.

Sophie: El buffet libre japonés Yoshino.

José Miguel: Recorrer Barcelona en coche es una pesadilla.

Pablo: Bares tradicionales de toda la vida y con encanto en la Barceloneta.

Imagina que le estás escribiendo una carta a la alcaldesa. ¿Qué le pedirías que cambie?

Sophie: Hay un exceso de turismo.

José Miguel: Mejor infraestructura para mejorar la seguridad a la hora de aparcar
bicis en Barcelona.

Pablo: Metro las 24 horas los fines de semana (sólo lo es los sábados).

¡COMPARTE ALGUNA EXPERIENCIA CON NOSOTROS!

Cuéntanos tu mejor recuerdo en esta ciudad.

Sophie: Piromusical de la Mercè 2011

José Miguel: Un fin de semana en bicicleta por Montserrat.

Pablo: Los días que paso en la playa jugando al volley playa.

¿Qué has hecho que no repetirías? Una comida, un lugar, una actividad…

Sophie: Comer en las Ramblas.

José Miguel: Los restaurantes que se encuentran en las zonas más turísticas de la ciudad.

Pablo: De momento nada.

¿Has podido confirmar o desmentir algún mito sobre la ciudad o su gente?

Sophie: La gente no es tan abierta como creía.

José Miguel: Desmiento que la mayoría de los catalanes son gente fría y distante.

Pablo: Sí, la vida ajetreada. Es muy complicado quedar y conocer gente nueva local, ya que tienen sus propios grupos de amigos definidos, y es muy difícil quedar con gente. Toda la gente que he conocido es gente de fuera, ya sea de otras ciudades de España o del extranjero.

¿Algún consejo para alguien que acaba de llegar a Barcelona?

Sophie: Apuntarse a una o más actividades para conocer a gente.

José Miguel: Utilizar el transporte público y evitar las zonas más turísticas
cuando se desee comer.

Pablo: Ahorra dinero, porque la vida es bastante cara, sobre todo los pisos. Que mire con mucho ojo el piso en el que se mete, porque hay habitaciones muy caras.

La pregunta obligada. Valora del 0 al 10 tu experiencia aquí.

Sophie: 10!

José Miguel: 8

Pablo: 8

Muchas gracias chicos por contarnos vuestra experiencia en esta maravillosa ciudad, y esperamos que lo sigáis disfrutando al máximo. Quizá hayáis acabado de convencer a varios de nuestros lectores y, algún día, os crucéis por cualquier “carrer” del mítico barrio gótico.

Adéu!